La trampa del miedo

¡Buenos días, niña Karlita! Me decía, todas las mañanas, mientras se movía por toda la oficina ligeramente, para tener todo…